Lightroom Revelado

Consejos para procesado: II el software

Un dilema planteado habitualmente: ¿Photoshop o Lightroom?

No soy precisamente un experto en software, con lo cual no me creo idóneo para contestar a esta pregunta, que se me hace de forma muy habitual.

No pretendo decir que el software que yo uso sea el mejor, pues desconozco, para empezar, todo el mundo Apple. Pero sí que el que más uso (Lightroom) resulta muy adecuado y cumple muchas de las expectativas de un aficionado o profesional de la fotografía.

En realidad, la pregunta del título está mal formulada (pero se suele formular así), pues ambos programas no sirven para lo mismo. Mientras que Photoshop es un programa de retoque de ficheros de fotografía (TIFF, JPG…), Lightroom es todo esto:

  1. En primera instancia, un software para catalogación de fotos (eqtiquetas, metadatos, etc.).
  2. En segundo lugar, (utilizando Camera RAW en background) un “revelador” de Raws.
  3. También permite una cantidad de ajustes muy importante, que muchas veces hace que ya no sea necesario el uso de programas como Photoshop.
  4. Es muy útil para dar salida a ficheros JPG (desde RAW, TIFF o cualquier otro formato), con opciones personalizables para tamaños, firmas, nombres, etc..
  5. También permite creación de presentaciones, salidas en vídeo, webs, etc.

Sirve también para un buen montón de pequeñas cosas más: hoy día por ejemplo,  con la versión 4  facilita la catalogación geográfica. Unos años después de haber publicado este artículo, la versión 6 ya permite, por ejemplo generar HDR y unir fotos en panorámica.

Por lo tanto, no deberíamos comparar Lightroom con Photoshop, ya que sirven para distintas cosas. En todo caso, podríamos comparar Lightroom con Bridge + Photoshop. Pero tampoco.

Mi consejo rotundo es trabajar mayoritariamente con Lightroom. La mayoría de mis fotos no requieren más. Sí que hay algunas que precisan trabajo mediante capas, y para esas, tengo Photoshop en la recámara, pero siempre le doy un uso muy específico, y jamás hago con él cosas que hace Lightroom, porque Lightroom lo hace todo muchísimo más fácil, rápido, personalizable y eficaz. Por ejemplo: no convierto un TIFF a JPG con Photoshop. Guardo el TIFF, voy a Lightroom y desde allí me resulta muchísimo más sencillo dar salida al JPG.

Seguro que hay softwares similares y mejores, pero si usas Photoshop, mi consejo es rotundo: empieza con Lightroom ¡¡ya!!. Y si procesas grandes cantidades de fotografías, entonces vas tarde. ¡Venga!.

El flujo de trabajo

Los procesos que realizo con mis ficheros de fotografía son los siguientes:

  1. Hago las fotos. Este paso es importante.
  2. Descargo las tarjetas al ordenador.
  3. Hago copias de seguridad.
  4. Renombro las fotografías y les añado etiquetas y metadatos.
  5. Repaso las fotografías, borro las sobrantes  y asigno al resto clasificaciones en base a diferentes criterios (calidad, destino…).
  6. Les hago los ajustes pertinentes.
  7. Doy salida a JPG a las que se vayan a usar.

Normalmente utilizo Lightroom para todo salvo el paso 1, y aprovecho las capacidades de Lightroom para cada una de las tareas. Antes de conocerlo, hacía los pasos 4 y 5 con Bridge, para el 6 necesitaba Camera RAW y después Photoshop, y para el 7 usaba Photoshop, necesitando en todos los casos usar y guardar un fichero TIFF.

Con Lightroom prescindo de los TIFF casi siempre, pues puede trabajar directamente sobre los RAW.

Importante para empezar a usar Lightroom

Hay muy buenos manuales de Lightroom en la red. Este no va a ser uno de ellos porque no pretendo currarme un manual, pero sí dar un par de primeros consejos que pueden ahorrar mucho tiempo al novato.

Lightroom es, en el fondo, una Base de Datos en la que cada registro o ficha corresponde a una fotografía.Y todo lo que hacemos con esa fotografía, queda registrado en esa ficha. Ahí está anotada la ubicación del fichero, los ajustes que se realizarán para dar salida al JPG, las etiquetas, metadatos… todo.

Está compuesto de varios módulos, de los que usarás básciamente dos: “Biblioteca” y “Revelar”.

Atención a Biblioteca: lo que ves a tu izquierda, NO ES el navegador del disco duro. Lo parece, pero NO LO ES.

Lightroom – Módulo Bliblioteca

¿Recuerdas lo de la Base de Datos?: ahora viene su importancia. Para que puedas trabajar con una fotografía en Lightroom, debes darla de alta en la Base de Datos de Lightroom. Esto se hace mediante el botón “Importar”, y normalmente no lo harás foto a foto, sino que importarás a la vez todas las de una sesión. Cuando has importado las fotografías contenidas en una carpeta y sus subcarpetas, ves el árbol de carpetas en la zona izquierda de la pantalla si estás en el módulo “Biblioteca”, pero eso NO ES el navegador del disco duro. Lightroom construye ese árbol a partir de la información que tiene en su Base de Datos de todas las fotografías del Catálogo.

Pero si tú, desde fuera de Lightroom, mueves, borras o renombras una de esas carpetas, te va a costar bastante arreglar el desaguisado: desde ese momento, Lightroom tiene una información errónea sobre la ubicación de las fotografías.

Por lo tanto: consejo número 1 que debes seguir a rajatabla, y con ello te evitarás alguna que otra subida de tensión: nunca muevas ni renombres ni borres nada que esté en Lightroom, desde fuera de Lightroom. Todas esas operaciones, SIEMPRE con las utilidades de Lightroom.

El segundo consejo, es que te empeñes en usar Lightroom para todo lo que te ofrece que tú suelas hacer. No te va a costar mucho aprenderlo, y el ahorro de tiempo va a ser enorme, especialmente si trabajas en sesiones de muchas fotos. Me estoy refiriendo a recortar, procesar, poner marcas de agua, redimensionar… trata de integrar todo en Lightroom; verás qué poco usas Photoshop después.

Lightroom – Módulo Revelado

Mi flujo de trabajo concreto en el ordenador

Igual algún detalle le puede servir a alguien más veterano.

  1. Muevo los ficheros de la tarjeta de memoria, a una carpeta que tengo en el escritorio, que se llama “FotosProvisional”.
  2. Importo las fotos a Lightroom, moviéndolas desde esa carpeta a la carpeta definitiva, que organizo por sesiones con la siguiente estructura:

Es decir: una carpeta raíz, de la que cuelgan tantas carpetas como años, dentro de las cuales cuelgan tantas carpetas como sesiones, con indicación del mes en el que se realizan.En ocasiones, dentro de una sesión, tengo subcarpetas.

En la importación, renombro las fotografías, les aporto las palabras clave identificativas de la sesión, les añado mi plantilla de metadatos, y si la sesión es muy específica, como por ejemplo un  concierto, añado un conjunto de ajustes previamente gravado. Por ejemplo, aplico el perfil Landscape, subexpongo 0,2, y reduzco ruido de luminancia en 15 puntos (mediante un sólo click de ratón a todas las fotografías). Si son fotos de estudio, aplico un conjunto que reduce el brillo y disminuye ligeramente claridad. Si la sesión es muy diversa, no aplico nada.

3. Repaso todas las fotografías, marco para eliminar las desechables, y clasifico el resto con 1, 2 ó 3 estrellas. Si alguna es excepcional, le aplico 4 estrellas.

4. Hago ajustes a todas las de 3 estrellas o más que vea que merecen la pena. A las que realizo ajustes, las paso a 4 estrellas. La categoría de 5 estrellas, la alcanzarán en una tercera ronda, aquéllas que tras los ajustes, hayan quedado preparadas para entrega a Cliente o envío pertinente a web, etc..

5. Selecciono las de 5 estrellas, y les aplico una de las 4 ó 5 plantillas para exportación que tengo prediseñadas: para impresión, para web, para esta página, con su correspondiente marca de agua y demás….

Los JPG de salida los envío a una carpeta que luego voy borrando: si vuelvo a necesitar un JPG lo vuelvo a generar.

En casos excepcionales, veo que la fotografía merece un detallado procesado por capas. Cada vez me pasa menos esto, pero tal vez con otro tipo de fotografía o de fotógrafo sea habitual. En estos casos, antes del paso 5, y después de haber hecho todos los ajustes posibles con Lightroom, abro la fotografía en Photoshop, y le aplico las capas que crea conveniente. Guardo el TIF y cierro fotoshop. Lightroom me generará el JPG desde el TIFF iguaol que desde el resto de los RAW. Por supuesto, trabajos repetitivos, como marcas de agua, etc., siempre con Lightroom.

Volvemos sobre el concepto Base de Datos

Una vez que trabajas con Lightroom, y te has adecuado al esquema de que es una Base de Datos, viene bien recordar lo que hace Lightroom, para entender temas como copias de seguridad, o mover ficheros RAW de un ordenador a otro.

Hay que tener muy claro que cuando procesas una foto con Lightroom, este no está aplicando los ajustes al fichero RAW. (¿Te suena eso de que los RAW no se pueden modificar?; yo voy más allá, y aseguro que no son fotografías: artículo precedente). ¿Qué hace Lightroom?: Guarda en la “ficha” de ese RAW toda la información de ajustes que le has aplicado. Lo que está haciendo es decirte cómo quedará el fichero RAW si lo exportas a un fichero de fotografía con esos ajustes.

La enorme ventaja de todo esto, es que siempre puedes deshacer los ajustes aplicados con toda facilidad, trabajar con múltiples versiones de una foto, experimentar todo lo que quieras. El camino atrás siempre es sencillísimo: no puedes destrozar el fichero. Por torpe que seas.

El inconveniente es a la hora de moverse entre ordenadores. Si te llevas un RAW de un ordenador a otro, has de acordarte de llevarte tambie´n sus ajustes. Para esto hay varios métodos, pero no son objeto de este artículo.

 

4 Responses

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.